Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

miércoles, 22 de agosto de 2012

¡Cristina!: Necesitamos mejorar el aspecto comunicacional


Día a día está quedando más claro que la oposición está recargada, muy recargada. ¿Por qué será? Vaya a saber.  Lo que sé es que es muy fácil advertirlo: Por ejemplo, los “informes” de Lanata, que mas allá de que puedan ser  hechos reales, lo muy llamativo es que cada informe, en donde de ninguna manera abordan las cuestiones ideológicas o los planes económicos a ser aplicados, son “demostrativos” de que todo está mal, que el país se derrumba sin posibilidad alguna de salvación.

 A menos que la oposición tome las riendas por supuesto. (Obedeciendo las órdenes de los poderes fácticos, por supuesto)  Ese es el mensaje implícito en los informes. Nunca jamás aceptan lo hecho y lo que falta, que es mucho y hasta reconocido por Cristina, es el todo. Y hay que ver el apoyo que obtienen inmediatamente esos “informes” en los foros.

 En fin, lo mismo de siempre, pero aumentado.

Es obvio que se persigue un fin. Básicamente, esmerilar al Gobierno. Pero no creo que les alcance, quieren mucho más. Lo que me preocupa es el alcance, el poder de convencimiento que pueda tener esta aumentada campaña, en la que están utilizando todo aquello que falta o está mal en nuestro querido país, además de contar con el apoyo total del antikirchnerismo recalcitrante y el accionar de furiosos foristas pagos a través de La Ese de Carlos Souto.

Y no solo quieren esmerilar a Cristina, quieren tomar el poder político, el poder formal, para hacer lo que mejor saben: aplicar criminales ajustes, que significan monstruosas transferencias de recursos de las clases bajas hacia los poderes empresariales. En fin, esto que estoy diciendo todos lo sabemos. Pero era necesario hablarlo para poder ir a lo que es para mí en estos momentos el meollo de la cuestión: como enfrentarlos.

Es, sostengo, una cuestión de simple defensa propia, si toman el poder, sabemos lo que nos espera a las mayorías populares. Estamos en un Estado de Derecho, pero ese Estado de Derecho es respetado a rajatabla solo por nosotros, las mayorías populares. Ellos, se cagan olímpicamente en la Democracia, y más cuando esta les pone límites, como los impuestos  por la Ley de Medios, paralizada por la cautelar aplicada a su Artículo 161. 

Es cierto que el 7 de Diciembre de 2012 vence esa cautelar, pero es también cierto que no piensan cumplir con lo sentenciado por la Corte Suprema: Clarín presentó un escrito en donde desconoce la Autoridad de Aplicación de la Ley de Medios “por no tener nombrado a la totalidad del directorio”. Esta presentación es prueba de que están preparando una andanada de chicanas legales para al menos llegar a las elecciones legislativas del 2013 con todo el poder de fuego intacto, con toda su “debilidad” a pleno. 

Me resulta claro que las enfurecidas críticas a las cadenas nacionales de Cristina están indicando que hay allí una eficacia, que no puedo cuantificar, pero está, pero que me parece que no es suficiente, necesitamos, todos los que estamos en el campo Nacional y Popular, innovar al respecto. En el aspecto comunicacional, digo. 

El núcleo duro del antikirchnerismo creo que no podrá ser disminuido, achicado, pero ¡OJO! puede ser aumentado, puede llegar a ser un árbitro importante, decisorio en próximas elecciones, porque si la actual y desaforada campaña antigubernamental tiene éxito, la odiante  derecha recalcitrante, cipaya, vendepatria, puede aumentar su caudal electoral. 

Y puede ser mortal esto. Porque el odio es destructivo, se odia  y se desea, por ende, dañar al objeto del odio, y además, cuando se elije odiar, se elige sentir algo para toda la vida. 

Y si nuestra juventud es inoculada con ese odio, estos a su vez lo harán con sus hijos. Y las consecuencias no las tengo que explicar. Y creo que todo depende de la cuestión comunicacional, del que sea más convincente. 

Y debemos ser nosotros, tenemos mucho con qué. Y no podemos negar que mostrar la pobreza por más de 300 medios es muy convincente. Aunque esa pobreza, que es real, no sea más que una parte del todo, bien manejada, bien puede pasar por el todo. Es sintomático que ningún editorialista opositor esté dispuesto a debatir o editorializar sobre ideología o planes económicos. En principio, se niegan a hablar de ideología, de la ideología que detentan porque son la anti política, se muestran a sí mismos como sin ideología, son “objetivos” en suma. 

Sabemos que no es así. Pero lo siguen haciendo, aunque desde hace un tiempo no hablan de su monopolio de la “objetividad” si se muestran como “veraces e independientes” y defendiendo a los pobres. Ellos, que siempre dijeron que “los pobres son pobres porque quieren”  (mataron a miles en América defendiendo esta “verdad revelada”) y que cuando se ayuda a los pobres, y este Gobierno lo ha hecho al por mayor, acusan de “hacer política clientelar”, o de “ayudar a vagos”.

 Hablar de ideología los deja claramente expuestos, y es un lujo que no quieren darse. ¿Será porque su ideología es amorosa? Estamos en un momento crucial, sostengo. La dirección que en definitiva tomen los jóvenes depende, no en todo, pero si en una parte importante, de cómo comuniquemos nuestra verdad, que es una verdad relativa, es cierto, no absoluta ni revelada, pero que sí explica claramente una parte muy importante de la realidad. 

Una parte básica de nuestra verdad es el amor, enseñamos a amar a la vida, no toleramos la tortura, la desaparición de personas, los ajustes, la miseria ni la corrupción. La línea discursiva mas importante de la oposición mediática en esta campaña brutalmente aumentada, es la supuesta corrupción de la totalidad del Gobierno Nacional y nuestra alegre y cómplice aceptación  de dicha condición, o sea, seríamos nosotros los militantes del odio y la corrupción y ellos los “militantes de la verdad” (Marcelo Bonelli dixit).  

Siguiendo con el eje “veraces e independientes”, quiero recordar el caso del medallista olímpico Crismanich, del cual circuló la versión de que había tenido que vender su auto para ir a las olimpíadas. 

¿Saben de donde partió la “revelación”? Del programa radial de Lanata. 

Y en seguida fue apoyada por miles de foristas y twiteros furiosamente ofendidos.

El muchacho luego contó la verdad, perooooo 

Está claro que no es así, que no son “militantes de la verdad” pero si basados en sus  más de 300 “débiles” medios, logran instaurar como verdad culturalmente arraigada esta línea argumentativa, habrán instalado en una porción todavía no mensurable de la sociedad el odio en su versión descomunal.

Necesitamos mejorar  nuestra tarea comunicacional. Hay mucha juventud muy creativa y debemos darle lugar. En los medios, en las campañas electorales, en la red, en las agencias de publicidad. Debemos encontrar el mensaje perfecto: aquel que nos permita abrirles los ojos a todos aquellos que de buena fe todavía le creen a los medios hegemónicos. 

Es en defensa de nuestra amada patria. O lo que es lo mismo, en defensa propia.

domingo, 5 de agosto de 2012

Víctor Hugo y las bestias

Hoy siento que estamos de lleno en otra burda y siniestra operación mediática, esta vez en contra del queridísimo yorugua Víctor Hugo Morales. 

Por lo siniestra y burda me recuerda a la operación en contra de ese orgullo nacional que es el Juez  de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni. 

La acusación es muy simple y escueta: Víctor Hugo fue cómplice de los dictadores uruguayos. ¿Las pruebas? Unas fotos con militares, un discurso de VH en un asado, y partidos de futbol “jugados todos los sábados” en una cancha de cuartel militar. 

Creo que es necesario analizar un poco esta “cataratas de pruebas” en contra de Víctor Hugo.
 Lo primero es dejar en claro quiénes son los principales actores de esta operación, estoy hablando, por supuesto, de los acusadores del charrúa y los militares uruguayos. 

Los militares uruguayos tomaron el poder al igual que, por ejemplo, los argentinos, o sea, son golpistas, torturadores, antidemocráticos, corruptos y traidores a su patria, ya que el golpe fue para defender los intereses de los grupos empresariales y financieros internacionales. Las bestias, sin duda.

 ¿Podemos incluir al resto del pueblo uruguayo en esta más que justa calificación? No, terminantemente no. El pueblo uruguayo, fuera de los sectores que siempre apoyaron golpes militares, tanto en Uruguay como en Argentina, es absolutamente inocente. 

Por rara casualidad, esos mismos sectores, que hoy en nuestro país acusan a Víctor Hugo de “cómplice de la dictadura uruguaya” son los mismos que fueron apoyatura y se enriquecieron con los golpes militares en Argentina, como es el caso de Clarín y La Nación con Papel Prensa y Perfil con las notas de Fonteveccia a favor de los genocidas, al igual que los hegemónicos. 

Y ahora acusan. 

Víctor Hugo, en esa época era un joven periodista deportivo, un ciudadano común, víctima de bestias asesinas, como la inmensa mayoría del pueblo charrúa. 

En determinadas circunstancias, como puede ser que te inviten a un partido de fútbol, y en el caso que nos ocupa, en realidad solo fueron dos partidos en 11 años de dictadura,  y esa invitación provenga de quienes detentan la suma del poder público de manera ilegal, y criminal, además, ¿qué hacés? ¿Te recibís de héroe o simplemente aceptas? 

Si sos reconocido por tu facilidad de palabra, y te piden dar un discurso a los postres, ¿Qué hacés?
¿Qué tiene de malo elogiar a un militar? ¿Y si este se lo merece en realidad? 

A veces en la vida no hay muchas opciones, yo, y cualquiera siempre queremos seguir viviendo, somos personas, seres humanos, con temores, temores que las bestias se encargan muy profesionalmente de cultivar en las mayorías, porque es el elemento más usado por los poderes fácticos para lograr una dominación más contundente y efectiva sobre un país. 

No es fácil ser héroe. Aunque pienso que Magneto, los Mitre y Fontevecchia piensan todo lo contrario: se deben sentir como unos verdaderos súper héroes en realidad, por haber apoyado al proceso genocida y a los interese imperiales que lo gestionaron y haberse enriquecido con él.

Y ahora acusan.

Y para dejar aun más claro todo, parece que el Sr. Lanata ha dicho que él, en el colmo del paradigma ético, decidió dejar el periodismo cuando el golpe procesista. Lanata, tenías 15 años en el 76. Por favor. ¿Habrá dicho el ético y cansado Lanata en sus programas que en la página web de Víctor Hugo están las respuestas a todas las acusaciones?


Y resulta ridículo y siniestro que quiénes fueron cómplices de los golpes en América y quién se cansó de decir que “los derechos humanos lo tienen cansado” y es pagado por esos que fueron cómplices, ahora acusen a Víctor Hugo, que fue puesto preso por esos militares varias veces y prohibido además en los medios de su país y tuvo que aceptar obligado una oferta laboral desde Argentina. Y no por, precisamente, ser secuaz de los golpistas. 

Yo puedo decir con humilde orgullo que jamás apoyé ningún golpe de estado, pero conservo como un tesoro mis fotos del servicio militar, varias de ellas con militares. ¿Y qué tiene de malo o contradictorio? Nada, absolutamente nada. Solo una mente corrupta y enfermiza puede acusarme de complicidad con los golpes por eso. 

Así son las cosas a veces. Se hace lo que se puede, y eso vale por sobre todas las cosas para cuando estás bajo la dominación de bestias criminales sin ningún escrúpulo, capaces de cualquier barbaridad. ¿De qué están hablando estos “heroicos resistentes de dictaduras” como Magneto, los Mitre y Fontevecchia (Y Lanata, perdón)?

Y Víctor Hugo Morales hizo en épocas de la dictadura muchísimo más en contra de esos criminales que todos sus acusadores juntos. Está escrito de puño y letra en los informes de inteligencia derivados del seguimiento que la dictadura uruguaya le hizo a nuestro querido charrúa.

Informes, los Uruleaks les llama Víctor Hugo, que se pueden leer en su página, a no olvidarlo, compatriotas honestos, hay que difundir que el charrúa ha respondido a la infamia. 

Como se nota que detrás de todo esto está el asesoramiento de Duran Barba. Ahora, ¿por qué este ataque tan gigantesco y brutal contra alguien que apoya al Gobierno, pero que no es el Gobierno?

Es alguien que no se presenta a elecciones, pero se le tiraron con todo. Me da la impresión que las opiniones de Víctor Hugo sobre temas políticos tienen mucha más trascendencia de la que podemos imaginarnos. Parece que el rating de la “mierda oficialista” no es tan bajo. Hay que por lo tanto, destruir esa credibilidad y ese rating, que es también una forma de pegarle a Cristina. 

Así son las bestias. Y estas, además, están desesperadas, peligrosamente desesperadas.