Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

jueves, 12 de mayo de 2016

Porqué soy kirchnerista.

Aclaro que comulgo con aquello de que se puede ser kirchnerista sin ser peronista, pero no se puede ser peronista sin ser kirchnerista.

Tal vez soy un peronista un tanto extraño ya que en el 2003 no voté por ninguno de los candidatos peronistas de ese momento, Menem, Rodríguez Saá y Néstor Kirchner.

Después de la experiencia con la rata de Anillaco, había dejado de creer  en la posibilidad de una vuelta al peronismo de Perón, aquel peronismo de la creación de trabajo y consumo para la gran masa asalariada que había estado siempre pisoteada por los mentores de los actuales gobernantes. Consideré que el peronismo había sido cooptado sin remedio por la derecha reaccionaria.

¿Y que me hizo creer nuevamente en que era posible ese peronismo inclusivo, policlasista, que había hecho felices a mis abuelos paternos,(entre millones mas) que con su humilde chacra habían podido criar a 10 hijos y a un nieto, el que suscribe, criado con mucho amor, amor que tuve que compartir con Perón y Evita.

Hablar de Perón y Evita le encendía la mirada a mi abuela Rosa. Había en ella mucho agradecimiento  hacia esos líderes, llenos de defectos, sin duda, pero henchidos por  la virtud que es dar dignidad a un pueblo enterrado en la miseria.

Tuve una juventud lejos del peronismo, primero en el PC, luego en el PI, para finalmente darme cuenta de que mi lugar estaba en el peronismo. La experiencia alfonsinista, que sin duda llenó de esperanzas no solo a los radicales, terminó como todos sabemos. Luego vino "la revolución productiva y el salariazo", que fueron un potente shot en los huevos para toda la vereda nacional y popular.

Tuve un momento en donde me plantee seriamente dejar el peronismo, llegando incluso a pensar en que la inclusión era un gran imposible. Me duró muy poco en verdad ese momento, me bastó recordar la dulzura y la luz en los ojos de mi abuela Rosa al hablar de Perón y Evita, para darme cuenta que la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica no son un imposible, si no todo lo contrario.

¿Y que fue lo que hizo Néstor Kirchner para que un peronista como yo, creyente en esos valores, lo considerara un continuador del General?

Muy simple y muy poco (O muchísimo en realidad): No nos echó la culpa a los obreros de los problemas que este país siempre tuvo. En cambio, nos hizo parte de la solución al igual que Perón, nos volvió a dar dignidad, empezando por abrir paritarias nuevamente, los que nos permitió mejorar nuestro salario de manera sustanciosa.

Lo que hizo que aumentara el consumo, que logró aumentar el empleo, lo que mejoró la relación de fuerzas a la hora de negociar en las paritarias. Casi nada. A esa dignificación y ese empoderamiento de los excluidos los biempensantes ahora en el poder lo llaman "fiesta"

Considero que tienen razón, es una fiesta vivir dignificado, con el poder de hacer un proyecto de vida, por humilde que este sea. Entre otras cosas, como por ejemplo, tener satélites y entregar computadoras a los estudiantes de todo el país. Y hay muchas otras cosas más, todas cosas que alegran la vida de los olvidados por los mas siniestros odiadores que el mundo a conocido: la oligarquía argentina.

Claro, no te van a decir que lo que les aumenta el odio de clase visceral que sienten no es que seamos "vagos y choriplaneros", lo que los enloquece es el hecho de que podamos tener un proyecto de vida, que podamos salir a comer afuera, tomarnos vacaciones, comprarnos ropa y celulares. Viven sometidos por el fantasma neurótico del goce. Del goce del negro. Del pobre. De las grandes mayorías incluidas por el kirchnerismo.

Es mentira que están echando "ñoquis", están echando a gente que trabaja para aumentar el desempleo al menos a un 15%, para negociar los salarios a la baja, para así hacerse su fiesta, la fiesta que es para ellos tener cientos de desocupados en sus campos y en las puertas de sus fábricas pugnando por un puesto de trabajo pagado miserablemente.

Es mentira que el problema es "la corrupción de Lázaro Báez", que está preso y habrá que ver si son ciertas las acusaciones que se le hacen , el problema es el odio de clase que estos actuales gobernantes sienten hacia todo lo popular. El problema está en que han creado centenares de empresas offshore a donde han mandado los miles de millones de dólares ganados aquí para evadirlos y lavarlos y después acusar a los Gobiernos Populistas de Néstor y Cristina de generar "gigantescos déficit fiscales" cuando esos déficit no existirían de pagar esos siniestros empresarios los impuestos como debieran.

Por eso soy kirchnerista. Porque estoy convencido que el mal está en esos empresarios, que como Macri y su cohorte de CEOs, además de tener empresas offshore, compraron dólares a futuro y cuando fueron Gobierno, devaluaron ganando así decenas de millones de dólares que hemos pagado todo el pueblo argentino.

Por eso soy kirchnerista. Porque estos señores que ahora nos Gobiernan son corruptos que han implementado un gobierno de matriz corrupta, un gobierno para expoliar miles de millones de dólares al pueblo trabajador, tal como se puede comprobar en los tarifazos criminales, dinero que ha terminado en los bolsillos de los multimillonarios a través de la quita de las retenciones cuando no directamente como es el caso de la Shell, favorecida por su…¿"ex presidente"? con la entrega de las licitaciones para proveer gas a la Argentina, además de un descomunal aumento del precio de los combustibles.

Por eso soy kirchnerista. Porque los servicios estaban al alcance de cualquier bolsillo, porque estaban subsidiados, lo que permitía al laburante ahorrar unos cuantos pesos que se volcaban a mejorar su estándar de vida generando el mantenimiento del nivel de empleo cuando no su mejora.

Por eso soy kirchnerista. Porque nunca nos burlamos de la gente "enseñándole"  a ahorrar electricidad, agua y gas. Ni como vivir en un departamento de 30 mts.2 después de tener que dejar el 3 ambientes por la suba de alquileres y expensas.

Por eso soy kirchnerista. Porque el peronismo con Néstor y Cristina me demostró que la vida es para todos, no solo para "los meritorios", no solo para los que han llegado a tener grandes sueldos o grandes fortunas, si no también para los que se pasan su vida cumpliendo un horario en una fábrica, una oficina o un taller.

Por eso soy kirchnerista. ¿Que existe en el mundo que no haya pasado por las manos de un obrero? Si desaparecieran los empresarios y los bancos, el mundo seguiría su camino, pero si el obrero simplemente detiene su trabajo, el mundo se muere.

Por eso soy kirchnerista. Porque el peronismo le reconoce el mérito al empresario, pero también lo hace con el laburante. Porque al reconocerle el merito al trabajador, el peronismo le está diciendo al empresariado que no aumente sus precios, que no evada y que no fugue lo que aquí gana gracias al trabajo del obrero.

Por eso soy kirchnerista. Porque los biempensantes se han pasado mas de 60 años afirmando que los "cabecitas" levantaban el parquet de las casas que Perón y Evita les daban para hacerse el asado, siendo que de ser cierta esta "verdad revelada" quienes lo hicieran hubieran muerto envenenado por las emanaciones  tóxicas de la madera impregnada de alquitrán.

Por eso soy kirchnerista. Porque enfrente tenemos a gente que no se hace cargo de su odio de clase, ni de su avaricia offshore ni de su ideología. Despiden gente del Estado, no porque esa es su matriz ideológica, la de un Estado mínimo, si no porque son "ñoquis metidos en el Estado por la yegua". Cobardes estructurales.

Por eso soy kirchnerista. Porque creo en el Estado como rector de la economía de un país a la vez de ser generador directo de empleo. Y me hago cargo de esa forma de pensamiento. Y me hago cargo porque el empleo generado por ese Estado muy presente es a la vez generador de más empleo en el sector privado a través, claro está, del aumento del consumo.

Por eso soy kirchnerista. Porque respetamos a la gente y no le cambiamos el nombre al aumento de precios, que para nosotros sigue siendo inflación.

Por eso soy kirchnerista. Porque con $ 10,00 por cabeza de cada argentino, el famoso "déficit de Aerolíneas Argentinas", se mantenía una aerolínea de bandera que era orgullo nacional por estar posicionada dentro de las 20 mejores líneas aéreas del mundo.

Por eso soy kirchnerista. Porque queremos que a todos nos vaya bien, no solo a los "meritorios".

Por eso soy kirchnerista. Porque el kirchnerismo es vida. Y enfrente de la vida solo está la muerte.