Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

lunes, 2 de julio de 2012

La tercera etapa del kirchnerismo


Nuevamente cuento con la colaboración de este joven militante Daniel Tilca. Un verdadero placer, en verdad.

Hemos entrado en la tercera etapa del kirchnerismo, un proyecto de país que comenzó en 2003, tuvo la capacidad de obtener el apoyo de las masas populares del pueblo, manteniéndose hoy en pie y encaminándose hacia su profundización. Este proyecto, que actualmente encabeza Cristina, transformó la realidad mediante la inclusión social, la vuelta a la participación política de los jóvenes no por dinero sino por convicciones, la redistribución de la riqueza, la ley de medios, entre tantos.

El festejo del Centenario de 1910 fue protagonizado por la burguesía y la clase alta, en medio de un país con estado de sitio, huelgas, pobreza, en el cuál ni siquiera estaban articuladas las ciudades, dónde no teníamos una calidad democrática previa. Podemos visualizar todo lo contrario en el Bicentenario del 25 de Mayo de 2010: fue el pueblo quién salió a la calle, 6 millones de personas en 3 días que no fueron llevadas allí por el gobierno, sino por su propia voluntad, la voluntad de demostrar su amor hacia la patria. Calles colmadas de banderas argentinas, ni siquiera un incidente, miles, millones cantando el himno, muchísimos otros festejos, todo esto demuestra el cambio de paradigmas que comenzaron a darse desde 2003.

Estamos en la época de profundización del modelo nacional y popular. Un claro indicio de cómo debe actuar la juventud ante este proceso histórico, es el lema “Unidos y Organizados”, proyectado en Vélez el 27 de Abril. Esta corta frase, tiene en sí mucho contenido, siendo bastante abarcativa. Como dijo Cristina el 25 de Mayo, debemos apuntar principalmente a la unidad: “una unidad nacional entendida no como estar de acuerdo o hacer lo que quiere el gobierno, sino entendida como que no puede haber nada más importante que los intereses de la Nación, los intereses de la patria”. Las distintas agrupaciones de militancia llevan a cabo la organización y formación de las masas, de manera que se pueda articular en común. Cómo decía Perón, “no se puede conducir una masa inorgánica”.

En ésta profundización se toman en cuenta distintas modificaciones que deberemos tener a nivel nacional, como la reforma constitucional, o a nivel provincial, por ejemplo, se debate el tema de la educación laica y la educación sexual (es lamentable tener que seguir debatiendo cuestiones que ya se resolvieron hace bastante tiempo en la mayor parte del país). El objetivo principal es poder organizar al pueblo, activar su participación en la toma de decisiones democráticas. A partir de la unidad podremos lograr la organización.

La formación política en ésta etapa es fundamental, ya que en muchas provincias, como Salta, la oligarquía sigue manteniéndose al poder, continúa ocupando los cargos públicos. Nuestro fin debe ser desbancarla, y para ello, como juventud, tenemos que estar bien formados, ya crecimos cuantitativamente, ahora tenemos la obligación de progresar cualitativamente, demostrar que somos capaces de continuar el proyecto y plasmarlo en nuestras provincias y municipios. Como decía Néstor: “A los jóvenes les digo sean transgresores, opinen, la juventud tiene que ser un punto de inflexión del nuevo tiempo”.

Decisiones claves como lo fueron la ley de tierras, el estatuto del peón rural, la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, la nacionalización de YPF, la ley de identidad de género y la rescisión del contrato a TBA, marcan claramente el rumbo que tomará el país durante estos 3 años y medio que quedan de gobierno, buscando como objetivo una Argentina para todas y todos, con libertad, justicia y soberanía.

Por Daniel Tilca

No hay comentarios:

Publicar un comentario