Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Cristina en Harvard...y nueva operación mediática de Clarín y La Nación.



Durante la visita de Cristina a la ONU, nuestra presidenta dio una de las tan reclamada conferencias de prensa, en la que las preguntas las hicieron estudiantes de la Universidad de Harvard.

Resulta que en varias editoriales y diversos foros, en los que soy asiduo lector y participante me encontré con la afirmación de que Cristina “bardeó” a los estudiantes, que estuvo “pedante” y que se “retiro enojada” de la conferencia.

¿Qué se debe hacer ante afirmaciones tan descalificadoras? Fui a las fuentes: el video de la conferencia, que está en este link:


¿Y con que me encontré? Es obvio, con los datos duros que la realidad suele proveer.  El video, que dura algo más de 47 minutos, es una muestra más de cómo mienten y tergiversan los medios “objetivos, veraces e independientes”

Es absolutamente necesario dejar perfectamente aclarado que las preguntas están en plena coincidencia con las críticas y acusaciones vertidas desde los medios hegemónicos y sus rabiosos foristas (invito a los que no me crean lo de rabiosos a acceder a los foros de La Nación y Clarín)

También es ineludible aclarar que no estuvo el pueblo todo, si lo hizo una elite, estuvieron los que pueden pagar hasta 100.000 dólares por año una Universidad.

Y es increíble como siguen tergiversando las respuestas de Cristina y operando. Y esto se está tornando muy grave.

Paso a hacer una breve sinopsis de la conferencia:

00:55 – La estudiante pregunta cómo cree que pueden impactar en Argentina las elecciones en EE UU.
 Cristina se ampara en su condición de Presidenta de un país, y no da su opinión debido a que considera que sería una injerencia en asuntos internos de otro país.

3:36 -  El estudiante pregunta porque otros países como son Chile, Colombia y Perú pueden crecer sin cepo e inflación, pregunta que lee abiertamente de un papel.

Cristina desmiente la  aseveración de que estamos con un cepo tajantemente, dando como prueba los más de 120 rubros por las cuales se pueden comprar dólares para importar y viajar.

Deja además bien en claro que no se permite compra de dólares para atesorar (que antes sí estaba permitido hasta 2 millones mensuales)  por el peligro que representa que se pueda generar un golpe de mercado con falta de divisas para el pago de la deuda e importaciones.

Refiere que es uno de nuestros problemas el tema de que hay mucha gente que se queja por no poder comprar para atesorar pero de ninguna manera quieren justificar porque pueden hacerlo.

Acotación: Cristina no responde sobre el tema de la inflación, pero es archisabido que  este modelo no tiene metas de inflación sino de crecimiento. 

Hace su primera e irónica referencia a la Universidad de La Matanza,  en clara alusión a que los que se quejan son precisamente los que pueden viajar a estudiar a Harvard, por lo tanto, lo de la falta de dólares y la imposibilidad de viajar es una falacia.

13:35 - También lee la pregunta. Lo hace sobre  “el ataque a la prensa” y si existe la pluralidad de ideas y la libertad de expresión.

Cristina le responde que nunca hubo tanta libertad de expresión como la hay en su Gobierno. Recordó que en EE UU una periodista fue presa por no revelar sus fuentes, algo que es imposible que suceda en Argentina., ya que las fuentes periodísticas  están protegidas por la Constitución. Sugirió, para verificar la libertad de expresión, leer lo que los medios dicen de ella y de todos sus funcionarios. Aludió de manera clara y concisa a que fue su Gobierno quién eliminó el delito de calumnias e injurias  del Código Penal.

16:14 – Es el momento del estudiante, al parecer, más “independiente” de todos: Juan Ignacio Maquieyra, asesor hasta hace un mes del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, autor intelectual además del 0-800 para receptar denuncias sobre la actividad política en las escuelas.

En un posterior  diálogo con periodistas argentinos reconoció que las preguntas fueron coordinadas antes. Tampoco aclaro con quiénes las coordinaron. Esta bueno mencionar que circulan las versiones de que el “independiente estudiante” está en Harvard gracias a un crédito o beca del Banco Ciudad. Sería bueno que el PRO aclarara el tema. También se dice que estuvo el periodista Lanata repartiendo panfletos con preguntas para hacerle a Cristina.

Agradeció por la “oportunidad única de hacerle preguntas” Requirió sobre lo que pensaba ella de la re-reelección.

No está nada mal que pregunte lo que le parece, pero es corrupto no aclarar desde que lugar lo está haciendo, máxime habiendo sido funcionario de un gobierno.

Cristina respondió que no se trata de lo que “yo quiero, sino de lo que puedo o debo”

18:40 – Este estudiante es casi seguro que no está leyendo. Pero se victimiza: Asegura que “porque siendo estudiante de Harvard no tendría derecho de hablar pero siento que tengo la obligación de preguntar” ¿¿?? (Lo aplauden)

Cristina muy oportuna, lo interrumpe y aclara que ella, en caso de ser cierto lo que afirma, no tiene nada que ver.

 La inquiere sobre sus planes a futuro después del 2015. Nuestra Presidenta responde que se ha acostumbrado a no hacer planes.

21:06 – La estudiante, de nacionalidad estadounidense, pero que afirma que vivió 6 años en Argentina, le pregunta sobre su incremento patrimonial.

 Le aclara Cristina que las cifras por ella expuestas no son reales. Que todo su patrimonio, merced a denuncias penales hechas  por la oposición y por denunciadores seriales, ha sido sometida a pericias y al veredicto de primeras, segundas y terceras instancias  judiciales además de Cámara.

Le aclaró a la muchacha que en Argentina, en el caso de un funcionario público, se invierte la carga de la prueba: se es culpable hasta tanto demuestre lo contrario. Y ella ha podido demostrar su inocencia, no una, sinó varias veces.

Muy contundente, a mi juicio, nuestra presidenta.

23:34 – Pregunta con un papel en la mano. ¿Pregunta escrita? Vaya a saber. Preguntó sobre la situación de Paraguay en el Mercosur.

La primera mandataria le aclara que las sanciones son solo políticas, ya que las económica afectarían al pueblo paraguayo, contra quien no hay nada,  y que ni bien se normalice la situación, todo volverá a su normalidad. Aclaró también que la destitución del Presidente Lugo se concretó luego de un “juicio político” que duró 24 horas, dando el ejemplo del juicio político en el que participó ella a dos jueces de la Corte Suprema que duró más de 2 meses., por lo tanto afirmaba que fue algo muy fuera de toda legalidad. Un simple golpe de estado institucional.

26:28 – Este muchacho también  en primer lugar deja en “claro” que “es uno de los pocos privilegiados que pueden hacerle preguntas”

Preguntó luego sobres los muy pocos transparentes índices del Indec y si no creía que había llegado la hora de una autocrítica y de aceptar distintas opiniones.

Cristina le responde que ella ha hablado y habla con muchos periodistas y con mucha gente, desde siempre. Y que si no lo saben puede ser porque están viviendo en Harvard. Se explaya sobre que los medios en Argentina son de oposición y no de comunicación.

También recordó que en los EEUU hay una fuerte regulación en materia mediática. Agregó también un raconto sobre la Ley de Medios, haciendo mucho hincapié en la cantidad de modificaciones que se le hicieron, surgidas de foros en todo el país. Además les anotició que se encuentran sometidos a proceso “importantes y connotados periodistas” por hackeo de mails y robo de información.

Reconoció además Cristina que todavía estamos atrasados en cuanto a libertad de expresión con respecto a EEUU. Dijo que le parece muy bien que en Estados Unidos los medios le aclaren a la gente a quién apoyan.

Les enrostró que ella esperaba algún otro tipo de análisis, que el cuestionario le pareció muy poco académico. Vuelve el estudiante a insistir ante el requerimiento de Cristina sobre el tema de dar conferencias de prensa. 

La presidenta aclara que son sus funcionarios los que las dan. Recalcó el asunto de las tergiversaciones a las que someten sus dichos, dando a entender, según me parece, que para que dar conferencias si después van a poner lo que les parezca. Por caso, recuerda los titulares de Clarin y La Nación sobre el tema Iran-AMIA. Consideró que no tiene sentido dar conferencias todos los días, que su función, la más importante, es GOBERNAR.

En un momento dado, se escucharon silbidos, a los que la Presidenta respondió con “muchachos, estamos en Harvard, eso déjenlo para la Universidad de La Matanza” en una clara ironía sobre que ciertas actitudes, según los cultos opositores, son propias de “negros peronchos” Si alguno lo prefiere, fue una burla, pero a los supuestamente superiores estudiantes de Harvard, no a los de La Matanza.

40:30 – En este momento, el Decano da por terminada la conferencia, a lo cual, “la enojada” Cristina le responde que desea que se siga.  

Es el más interesante de todos: no sé si fue a propósito o si fue un lapsus, pero dejó bien clarito que él no preguntaba “lo que ellos quieren que pregunte” Lástima que no aclaró quienes son “ellos”. ¿Podemos pensar mal? Es probable que acertemos.

La respuesta de Cristina, sobre el tema de “ellos”, a mi juicio, fue genial. Escucharla es un deber patriótico.

Este sincero muchacho le preguntó sobre la responsabilidad social de la empresa. Cristina se mostro de acuerdo en que hay una indubitable responsabilidad social de los empresarios. Le reconoce que en el G-20 de eso, “mucho no se habla” Tampoco del tema de los paraísos fiscales y control de flujo de capitales

44:52 – Nuevamente el Decano da por terminado todo, pero “la “enojada” Cristina insistió con darle la palabra a más gente.

Este estudiante preguntó sobre el miedo que hay que tenerle a ella y sobre la afirmación, (inventada por los medios opositores) de que se puede comer con $ 6,00. 

Cristina negó tajantemente ambas afirmaciones, solicitando que se viera el video como prueba de que los medios mienten y tergiversan. Le prometió enviarle el video completo para que comprobara sus dichos.

Hay algo que en los medios tampoco se aclara: Desde que lugar educa Harvard. Harvard es una universidad privada con casi 400 años de antigüedad, de extrema derecha, dedicada a preparar funcionarios de gobierno y dirigentes de empresa desde la óptica del más rancio conservadurismo neoliberal: los más acérrimos odiadores de clase, enemigos mortales de las clases menos pudientes, principalmente la clase trabajadora.

Hice este pequeño resumen porque considero que están enfurecidos, peligrosamente enfurecidos y sin frenos, y que este video es una muestra clara de las perversas tergiversaciones que diariamente hacen los medios opositores. Imagino que es una buena oportunidad de que todos los que apoyamos el modelo lo ofrezcamos, al video, para el debate, para informar y mostrar la calaña de estos tipos.

Cabe, creo yo, preguntarnos si es posible que esta gente tan falta de un mínimo de ética, nos pueda ganar las legislativas del 2013. Si lo logran, considero que algo de la culpa va a ser nuestra.

 


martes, 25 de septiembre de 2012

¿Que está buscando la oposición mediática en Argentina?



Para cualquiera que ingrese a los comentarios de cualquier medio on-line podrá fácilmente comprobar el nivel de odio y agresividad que vomitan a diario tanto los periodistas opositores como los foristas que en ellos escriben. 

Soy desde hace poco más de dos años forista en La Nación, con el mismo Nick con el que escribo esto, y puedo dar fe de esta aseveración. No se le escapa a nadie que tenga dos dedos de frente, que ninguno tiene la verdad revelada, que en realidad somos dueños de una verdad relativa, esto es, una verdad que explica una parte de la realidad. 

Es obvio, por lo tanto, que yo en mis opiniones puedo tener una pequeña o muy grande cuota de equivocación, pero que no puedo estar equivocado totalmente. Y este razonamiento vale también para todos los opositores. 

Sin embargo, más allá de las  diferencias que se tienen en este momento con la oposición, a la que le reconozco su cuota de razones, pero a la que no le puedo aceptar el descomunal odio y el  permanente vómito de descalificaciones y prejuicios al que nos someten a diario, jamás algún rabioso forista opositor a reconocido alguna cosa buena en el Gobierno o alguna cualidad en quienes lo defendemos.

Más claro: somos el mal absoluto, y ellos, la santidad total. Creo que es justo decir que es una posición extremista, lindante con el terrorismo. Ejemplo: basta que una acusación sea hecha por los medios opositores a algún funcionario, para que todos, periodistas y foristas, al unísono, salgan a dar por cierto dicha acusación, y decretar, ipso facto, la indiscutible culpabilidad del mismo.  (San casualidad siempre trabajando a destajo).

Culpabilidad que no aceptaron de ninguna manera cuando Mauricio Macri fue acusado de asociación ilícita por el caso de las escuchas ilegales. Repito: el mal absoluto somos nosotros y ellos, la santidad total.  Extremismo puro. 

Ahora, no creo que toda la sociedad que forma parte de la oposición pueda ser acusada de extremista, sostengo que son minorías, muy politizadas, muy dadas a la violencia verbal y física, pero minorías. 

Recientemente hubo una marcha que a mi juicio estuvo en su mayoría conformada por este tipo de gente, ya que una de sus “consignas” era que estamos en una “diktadura”, a la que adobaron con insultos de todo tipo a Cristina: “puta”, “yegua”, “chorra” “medicada”, “bipolar”, “corrupta”, “morite” etc., etc., etc.
No está de más recordar que también se arrogan para sí mismos la condición de cultos. Pero, bueno, en cualquier marcha hay insultos. Lo que a mí me llama la atención es la profunda cerrazón y odio que los motivan. 

No encuentran nada positivo en nadie que no sean ellos mismos. Pero no existe eso, algo de bueno siempre es posible encontrar aun en aquellos gobiernos que no nos gustan. Yo humildemente sostengo que los Gobiernos de Néstor y Cristina tienen muchísimo de bueno, además de la intención de seguir haciendo cosas muy buenas para cambiar la triste historia de nuestra patria. Pero sin embargo, desde los medios hegemónicos siguen insistiendo con la misma política de demonización de todo lo que sea kirchnerismo.

 Pero son minorías los que están en tan extremistas posiciones. ¿Qué buscan? ¿Aumentar la cantidad de partidarios? Puede ser, ya que por ese camino pueden llegar a ganar las elecciones presidenciales. Pero si es eso, ¿por qué les molesta tanto una posible re-re de Cristina, que, es preciso aclararlo, de ninguna manera está planteada desde el gobierno? 

La apuesta a conseguir la mayoría en una elección es muy fuerte, y legítima, por parte de esos medios, pero parece que enfrentar a Cristina sin duda, conlleva un riesgo muy, muy grande. Se entiende que no quieran que Cristina tenga la posibilidad de una reforma que contemple la re-re. 

Pero sospecho que mas allá de todas las causas que pueda tener el odio descomunal vomitado sobre el peronismo en general y el kirchnerismo en particular por parte de los “biempensantes” hay una que es la que los desvela: el peronismo es sin duda mayoría en nuestro país, los peronistas, aun sin llegar al 50%, siempre vamos a ser una mayoría, siempre vamos a tener un piso alto, un piso algo difícil siempre de superar. 

Y ahí tiene un gran problema  “la gente”.

Por eso el trabajo de los medios apuntando siempre a la demonización, ya que quieren solo generar enemigos mortales del peronismo, que no sean mayoría, es secundario eso en realidad, pero que  sí sean mortales enemigos de Cristina. 

Por eso pienso  que le hablan a la propia tropa, a su propia gente, quieren exacerbarlos al máximo posible. Los quieren de manera segura al lado de ellos, segura y automatizadas, para que cuando les ordenen salir, salgan.

Y salgan que sea imposible pararlos, que estén dispuestos a todo, y ese estar dispuestos a todo incluye por supuesto, accionar sobre la integridad física de Cristina. Y de la democracia, por supuesto.

Están buscando generar huestes dispuestas a todo, porque están seguros que si logran que Cristina no pueda acceder o ella no quiera la re-re, el que nombre tiene indudables posibilidades de salir ganador, y ya se les está haciendo insoportable la posibilidad que a partir del 2015 tengan que bancar 4 años mas de kirchnerismo.

Tal vez estoy equivocado,  y solo se queden en oposición enfurecida. Ojalá así sea. Pero las coincidencias entre el accionar de la prensa “objetiva, veraz e independiente” y las técnicas de lavado de cerebros es demasiado grande.

Yo no puedo dejar de pensar que tanto esfuerzo y dinero que están poniendo sea solo para conformarse con ser oposición. Es necesario que el Gobierno de Cristina siga mejorando la comunicación, es el mejor camino no para terminar con el odio de ciertos sectores, ya que cuando se odia, se odia para toda la vida, sino para que podamos alcanzar  a aquellos que de buena fé creen todo lo que dicen Clarinación, ellos si pueden acercarse al kirchnerismo, o en su defecto, convertirse en verdadera oposición, en sectores críticos, pero sin odio y con propuestas. En gente positiva, en suma.

Y hablo de verdadera oposición, porque en realidad, en Argentina no la hay, solo tenemos políticos que siguen a rajatabla la agenda de los medios opositores, que ya suman varios enojados retos a sus políticos por no saber armar una oposición capaz de discutirle al kirchnerismo el liderazgo de la sociedad.

Ahora, ¿quieren Clarín y La Nación que haya una verdadera oposición? Yo no creo. Durante la marcha-cacerolazo del 13 de Septiembre TN y Canal 13 se cuidaron muy especialmente de mostrar primeros planos de la gente participante, porque el odio descomunal quedaba claramente en evidencia. Y desde el odio no es posible construir política. Ni dialogar.

Pero sí se puede incendiar la calle.

¿Y porque quieren incendiar la calle? Porque son destituyentes. ¿Qué es exagerado lo que digo? De ninguna manera. La Ley de Medios lleva ya 3 años de aprobada, y la cautelar interpuesta por el oligopolio Clarín vence sí o sí el 7 de Diciembre de 2012 y sin embargo, Clarín ya ha dicho que el 7D “no pasa nada”. 

Y este “no pasa nada” es simplemente no querer acatar la Ley. ¿Y el Estado de Derecho, para que está? Retardar el cumplimiento de la ley a través de todo tipo de chicanas, ¿es ser respetuoso del Estado de Derecho? 

No adecuarse a una ley que fue votada por amplia mayoría en las dos Cámaras  y a posterior de más de 300 audiencias públicas (a las que Clarín no fue, por supuesto) que se realizaron a lo largo y ancho del país, audiencias en donde se propusieron y se realizaron cambios a un proyecto de ley que tiene ya más de 20 años de existencia me permite afirmar que no son para nada buena gente.

viernes, 21 de septiembre de 2012

¡No hay te de Ceylán!



A instancias de Roberto Caballero, ex director de Tiempo Argentino, que conduce el programa "Mañana es hoy", en las tardes de Radio Nacional (Argentina).  busque y encontré en internet una nota escrita por Enrique Santos Discépolo (Mordisquito) en 1951 y que se aplica perfectamente al cacerolazo de la semana pasada.

NO HAY TE DE CEYLAN

Por Enrique Santos Discepolo

Resulta que antes no te importaba nada y ahora te importa todo. Sobre todo lo chiquito.

Pasaste de náufrago a financista sin bajarte del bote.

Vos, sí, vos, que ya estabas acostumbrado a saber que tu patria era la factoría de alguien y te encontraste con que te hacían el regalo de una patria nueva, y entonces, en vez de dar las gracias por el sobretodo de vicuña, dijiste que había una pelusa en la manga y que vos no lo querías derecho sino cruzado.

¡Pero con el sobretodo te quedaste!

Entonces, ¿qué me vas a contar a mí?

¿A quién le llevás la contra?

Antes no te importaba nada y ahora te importa todo.

Y protestás. ¿Y por qué protestás?

¡Ah, no hay té de Ceilán!

Eso es tremendo. Mirá qué problema!

Leche hay, leche sobra; tus hijos, que alguna vez miraban la nata por turno, ahora pueden irse a la escuela con la vaca puesta.

¡Pero no hay té de Ceilán!

Y, según vos, no se puede vivir sin té de Ceilán.

Te pasaste la vida tomando mate cocido, pero ahora me planteás un problema de Estado porque no hay té de Ceilán.

Claro, ahora la flota es tuya, ahora los teléfonos son tuyos, ahora los ferrocarriles son tuyos, ahora el gas es tuyo, pero… ¡no hay té de Ceilán!

Para entrar en un movimiento de recuperación como este al que estamos asistiendo, han tenido que cambiar de sitio muchas cosas y muchas ideas; algunas, monumentales; otras, llenas de amor o de ingenio: ¡todas asombrosas!

El país empezó a caminar de otra manera, sin que lo metieran en el andador o lo llevasen atado de una cuerda; el país se estructuró durante la marcha misma; ¡el país remueve sus cimientos y rehace su historia!

Pero, claro, vos estás preocupado, y yo lo comprendo: porque no hay té de Ceilán.

¡Ah… ni queso!

¡No hay queso! ¡Mirá qué problema! ¿Me vas a decir a mí que no es un problema?

Antes no había nada de nada, ni dinero, ni indemnización, ni amparo a la vejez, y vos no decías ni medio; vos no protestabas nunca, vos te conformabas con una vida de araña.

Ahora ganás bien; ahora están protegidos vos y tus hijos y tus padres. Sí; pero tenés razón: ¡no hay queso!

Hay miles de escuelas nuevas, hogares de tránsito, millones y millones para comprar la sonrisa de los pobres; sí, pero, claro, ¡no hay queso!

Tenés el aeropuerto, pero no tenés queso. Sería un problema para que se preocupase la vaca y no vos, pero te preocupás vos.

Mirá, la tuya es la preocupación del resentido que no puede perdonarle la patriada a los salvadores.

Para alcanzar lo que se está alcanzando hubo que resistir y que vencer las más crueles penitencias del extranjero y los más ingratos sabotajes a este momento de lucha y de felicidad.

Porque vos estás ganando una guerra. Y la estás ganando mientras vas al cine, comés cuatro veces al día y sentís el ruido alegre y rendidor que hace el metabolismo de todos los tuyos.

Porque es la primera vez que la guerra la hacen cincuenta personas mientras dieciséis millones duermen tranquilas porque tienen trabajo y encuentran respeto.

Cuando las colas se formaban no para tomar un ómnibus o comprar un pollo o depositar en la caja de ahorro, como ahora, sino para pedir angustiosamente un pedazo de carne en aquella vergonzante olla popular, o un empleo en una agencia de colocaciones que nunca lo daba, entonces vos veías pasar el desfile de los desesperados y no se te movía un pelo, no.

Es ahora cuando te parás a mirar el desfile de tus hermanos que se ríen, que están contentos… pero eso no te alegra porque, para que ellos alcanzaran esa felicidad... ¡ha sido necesario que escasease el queso!!!

No importa que tu patria haya tenido problemas de gigantes, y que esos problemas los hayan resuelto personas.

Vos seguís con el problema chiquito, vos seguís buscándole la hipotenusa al teorema de la cucaracha, ¡vos, el mismo que está preocupado porque no puede tomar té de Ceilán! Y durante toda tu vida tomaste mate!

¿Y a quién se la querás contar?

¿A mí, que tengo esta memoria de elefante?

¡Nooooo, a mí no me la vas a contar!"

Enrique Santos Discépolo 1951