Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

lunes, 1 de julio de 2013

Lo que vino con el big bang

Acaba de fallar la Corte Suprema sobre el tema de la elección por voto popular del Consejo de la Magistratura. Es, según ellos, inconstitucional. Elegir mediante el voto popular a alguien es inconstitucional, se entiende, ¿no?

 Si un Congreso saca una ley que así lo establece, sostengo que algún viso de constitucionalidad tiene que tener.

 ¿Y porque votar a los integrantes del Consejo de la Magistratura? Porque votarlos profundiza la democracia. ¿Es democrático estar siempre en una posición de poder sin someterse periódicamente a las urnas? 

 ¿Alguien puede negar que los jueces son eternos? Qué casualidad, lo mismo que los aristócratas. Están por encima del resto de los mortales. Igual que los aristócratas. Y los dictadores. Y encima, debemos bancarnos que acusen a Cristina de "diktadora". Ella se somete al veredicto popular y a las muy abundantes y despiadadas críticas opositoras, pero es una "diktadora", no hay nada que hacerle.

 Aparentemente, entre otras consideraciones, sería inconstitucional porque no hay antecedentes en América en donde se elijan los consejeros mediante el voto popular y porque además no está contemplado en la Constitución Nacional. Mentiras. En Chubut se elige el Consejo de la Magistratura mediante el voto popular.

Aunque es cierto que eso se hace porque mediante una reforma constitucional se  habilito ese mecanismo. Pero hete aquí, que también es mentira que no está contemplado en la Constitución. Leamos:

Art. 114.- El Consejo de la Magistratura, regulado por una ley especial sancionada por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, tendrá a su cargo la selección de los magistrados y la administración del Poder Judicial.

El Consejo será integrado periódicamente de modo que se procure el equilibrio entre la representación de los órganos políticos resultantes de la elección popular, de los jueces de todas las instancias y de los abogados de la matrícula federal. Será integrado, asimismo, por otras personas del ámbito académico y científico,
en el número y la forma que indique la ley.  (El resaltado me pertenece)

¿Y quien hace las leyes?

La Corte Suprema se sacó la careta. En un post anterior mío de hace un par de años, al que titule Cristina y su mayor logro: la deconstrucción de la argentina, me atreví a afirmar que nuestra presidenta, junto a Néstor habían logrado que las caretas se cayeran en Argentina. Pero nunca pensé que serian tantas y tan importantes.

Y la careta que se acaba de caer es la más importante: La "natural independencia e imparcialidad judicial". Los fallos cautelares a favor de Clarín y La Nación y la absolución de los implicados en el caso de Marita Verón dejan a las claras que la tal mentada "natural independencia e imparcialidad" de los jueces es puro verso, muy bien armado e impuesto a lo largo de décadas, pero puro verso.

El diario La Nación tiene una cautelar "en estudio" en la Corte Suprema que lleva ya 10 años. El fiscal Marijuán, que en 48 horas imputó a Lázaro Báez a causa de las denuncias de Lanata tiene dormida la causa por evasión y fuga de divisas en la que están involucrados todos los propietarios de Clarín... hace 5 años ya.

¿Y quien le va a reclamar al fiscal Marijuan que acelere, tal como lo hizo con Báez, la causa iniciada por el ex JP Morgan, Arbizu? ¿Los jueces? ¿Clarín? O sea, ellos mismos, los integrantes de la corporación empresarial-judicial.

Mas claro…: La Asociación de Amigos del Museo Ambato, ubicado en la ciudad cordobesa de La Falda, denunció a Tiempo Argentino que el juez federal del Tribunal Nº 1 provincial, Ricardo Bustos Fierro, se propone dormir la causa abierta contra Matteo Goretti, asesor de Mauricio Macri, acusado por robar piezas arqueológicas millonarias de ese museo en 2008. Y que por eso, en los próximos días iniciarán una campaña pública para reclamar que el hombre PRO sea sometido a juicio oral.

Como han cambiado los tiempos, antes recurrían a los golpes de estado, ahora se defienden los intereses corporativos golpeando la puerta de los juzgados. Y no lo hacen para ver si tienen "suerte", lo hacen porque saben que la van a tener.

Cristina ironizó sobre el tema, cuando dijo que ella quiere ser juez en el 2015, ya que con un papel y una lapicera, puede gobernar. Cosa que es rigurosamente cierta. Y sin pagar ganancias, encima. El artículo 114 de la C. N. no me deja mentir, de manera muy clara, deja en manos del Congreso todo lo referente a la organización del Consejo de la Magistratura.

Por otro lado, es el Consejo de la Magistratura el que debe manejar el presupuesto del Poder Judicial, ya que así lo establece en su Punto 3 el Art. 114. Sin embargo, este es manejado por la CS. Inconstitucionalmente. Manejo que obtuvieron mediante una acordada. De ellos, no de Cristina.

Lo bueno de este fallo es que Cristina ha afirmado que la decisión política de continuar con la democratización de la Justicia está tomada. Y para nada eso es poco.

El periodista Teodoro Boot, afirma: “ha sido un triunfo del oficialismo”

El debate ya está instalado, lo cual es un triunfo del Gobierno, al colocar en la agenda diaria un tema de esa envergadura, tema que, por supuesto, los medios hegemónicos siempre reclamaron…pero ahora están en contra. No sé, tal vez sea expresión de deseos, pero me parece que la "justicia naturalmente independiente e imparcial" se pegó otro tiro, casi un cañonazo en realidad, en el pie.

Esa “natural independencia e imparcialidad” nunca existió. Esta condición por supuesto la han podido instalar en la sociedad como verdad indiscutible porque contaron con la ayuda de los medios adictos. Además, sus fallos, están redactados crípticamente, solo entendibles para los integrantes de la aristocracia. Y eso es prueba de su elegida y muy defendida separación del resto de los mortales.

Separación que acaba de ser defendida al costo, sostengo, de que se les cayera la careta. Los jueces, considero, deben defender en primer lugar los intereses de las mayorías por sobre los de las corporaciones, sean estas empresariales políticas o judiciales. Esto es muy claro, independencia de intereses que hacen del ajuste y el clasismo el eje primordial de su accionar.

Son seres humanos, por lo tanto esa categoría impoluta de "jueces independientes e imparciales" es absolutamente inexistente, a lo que debemos agregar la sospecha de corrupción que pesa sobre algunos jueces. Por caso, pongo al Juez De las Carreras, que dio una cautelar a favor de Clarín...después de pasarse 15 días en un hotel de lujo en Miami con todos los gastos pagos por, precisamente, Clarín. Estadía, y algún amenities mas habrá recibido.

Y tantos otros, a los cuales las causas que comprometen los intereses corporativos, misteriosamente se les duermen, como la causa del asesor de Macri, que cité más arriba.

Invito a leer con atención este párrafo perteneciente al fallo sobre el CM del JCSJ Eugenio Zaffaroni: “Dado que nadie existe sin ideología, la única garantía de imparcialidad humanamente exigible es el pluralismo ideológico interno, donde cada uno sepa cómo piensa el otro y le exija coherencia en cada caso, para lo cual es menester que nadie oculte lo que piensa”

“Los jueces son nombrados y removidos por órganos de los otros poderes, integrados conforme a partidos políticos y nunca se ha sostenido que esto afectara la independencia externa del Poder Judicial.

Hay más: “El juez –y en este caso el consejero– una vez designado es independiente de todo partido y no está sujeto a sus órdenes ni mandatos. Si alguno se somete a esta condición, esto no será resultado de la elección, sino de su propia falla ética.”  (El resaltado me pertenece)

Resulta obvio que hay que definir cuáles son los intereses de las mayorías, pero para eso están el debate y el voto. Porque los intereses que este poder aristocrático defendió y defiende actualmente no vinieron incluidos con el big bang, tal como ellos sostienen.

Pueden ser confrontados.


De regalo, tres estrofas del kirchnerista Martin Fierro:

La ley es tela de araña
en mi inorancia lo esplico:
no la tema el hombre rico;
nunca la tema el que mande;
pues la ruempe el bicho grande
y sólo enrieda a los chicos.

Es la ley como la lluvia:
nunca puede ser pareja;
el que la aguanta se queja,
pero el asunto es sencillo:
la ley es como el cuchillo,
no ofende a quien lo maneja.

 Hacéte amigo del juez; 
no le des de qué quejarse; 
y cuando quiera enojarse 
vos te debés encoger, 
pues siempre es güeno tener 

palenque ande ir a rascarse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario