El porque de este blog

El porque de este blog

En este blog editado por un peronista, kirchnerista, se puede encontrar una serie de post que abordan temas que creo son universales, mas allá de las particularidades propias de cada país.
Por sobre toda las cosas, a lo largo de todas mis humildes notas, apunto a mostrar la forma en que se comportó el Gobierno kirchnerista con respecto a la economía y también como se comporta la oposición, tanto mediática como política. Espero estar logrando ese cometido, de todos modos, todos los post están abiertos a comentarios que no son de ninguna manera moderados, son aceptados en su totalidad, por la simple razón de respetar a rajatabla la libertad de expresión y aclarar todas las dudas que los lectores puedan tener.
Aclaro que no soy funcionario del Gobierno Argentino, ni estoy pago por el Kirchnerismo, solo soy un trabajador empleado en el rubro hotelería, que apoya de manera clara y de frente las políticas aplicadas por Cristina Fernández de Kirchner.
Como debe ser: diciendo desde donde uno habla.
Por que la objetividad no existe, su "existencia" es pantalla de corruptos partidarios de ajustes criminales.
Porque la economía solo tiene dos maneras de ser manejada: desde las clases dominantes o desde las clases dominadas.

martes, 5 de enero de 2016

¿Campaña el miedo? ¡Minga!

A quedado claro  que “la campaña del miedo” no tenía nada de miedo y sí mucho de aciertos.

Pero no podemos caer en la necedad de ignorar lo acertada que fue la campaña del PRO. Pegaron donde tenían que pegar. Y supieron donde pegar porque auscultaron a la sociedad argentina de tal forma que terminaron sabiendo más sobre la gente que la gente misma.

El hecho de ponerle Cambiemos a su alianza es prueba de que sabían cuál era el sentir de la mayoría de los electores. No debemos pasar por alto el detalle de que es necesario preguntarle a la gente que es lo que más valora. Y militar en consecuencia.

Scioli comenzó muy parecido a Macri. Y las encuestas, que ahora conocemos pero que no se hicieron públicas antes de las elecciones, lo daban perdidoso por más de 10 puntos. La cosa comenzó a cambiar cuando se kirchnerizó, cuando se salió del verso del “cambio”. Lo mismo hizo Macri. Creo que todos recordamos su discurso después del balotaje en la CABA.

“Cambiemos, pero solo un poquito”, fue una de las promesas de Macri, que lo principal “es sacarla a la yegua”. Verso que funcionó a pesar de que Cristina no fue candidata a nada. Tal es el lavado de cerebro logrado en un muy amplio sector de la sociedad argentina. En el que ayudó la opereta que la armaron a Aníbal Fernández con los ahora fugitivos autores del triple crimen de Gral. Rodríguez.

La kirchnerización de Scioli fue más que nada por el lado de avisar lo que se venía si ganaba Macri. Aunque el peligro más grande de la presidencia del CEO de Clarín  es que lograron convencer a ese amplio sector de que “es necesario un ajuste”, que el “ajuste es algo bueno”, “que vas a pasar hambre, pero no tiene nada de malo”, “ya que es por un ratito, no más”.

Banalizaron a niveles nunca visto a la barbarie que es el ajuste. Nos dicen que hay déficit, y que por lo tanto, hay que nivelar las cuentas, así que lo que se debe hacer es achicar “el gasto”. Esta posición me parece que presenta un flanco débil, algo que en la militancia no debemos pasar por alto: si hay déficit, ¿por qué no aumenta la recaudación vía aumento del PBI? ¿Qué problema económico no es solucionado con una mayor riqueza?

Pero nada de eso harán. Alfredo Zaiat  explica bien clarito como van a solucionar el problema del “déficit” aquí

Bueno la cosa comenzó tal como lo advertimos, principalmente a través de la militancia de cientos de miles kirchneristas y no kirchneristas a lo largo y ancho del país. Incluso comenzó antes de la asunción del cambiante. Recordar la cautelar que impidió que Cristina le entregara el mando al nuevo aliancista.

Y siguió con el nombramiento de los dos jueces para la Corte Suprema. Y ahorremos tiempo, ahora salió Prat Gay a decirle a toda la sociedad “que no cambien salarios por empleos”. O sea, aceptá que te vamos a rebajar tus salarios, te vamos a cagar tu nivel de vida y dejarte sin trabajo, y no protestés, porque si lo hacés, te vamos a reprimir. Vice-Presidenta dixit.

La “campaña del miedo”, como podemos ver, en realidad, fue la campaña del acierto. Estábamos en lo justo cuando decíamos que se venía la venganza, la destrucción de la economía argentina, con su consiguiente cierre de industrias y comercios y millonaria desocupación.

Y tampoco olvidemos que ese amplio sector ajustista-que-será-ajustado tampoco está en contra de la represión, o sea, que por ahí tenemos un serio problema para la militancia que es demostrar que a la represión la van a llevar adelante no porque le quieran solucionar un problema “a la gente que transita”, sino que es para acallar a las protesta por el criminal, corrupto y muy banalizado ajuste que se nos viene.

La protesta puede despertar conciencias, y ellos lo saben. Reprimirán, pero será “por tu bien”. Vamos a necesitar poner esta vez a 5.000.000 de militantes en la calle y en las redes, tal lo difícil que la veo a poder romper la lógica muy profundamente instalada del “ajuste es lo más lindo de la vida”.

Bonus track: Aníbal Fernández le responde a Ritondo, con su ya muy conocida contundencia y corrosivo humor:


También está este fake de Cristian Lanatta, que está muy bueno. 




2 comentarios:

  1. oficial martin lanatta detenido los otros dos continuan profugos. vidal y macri no paran de hacer papelones

    ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Ricardo.

      Totalmente de acuerdo contigo. Es de esperar que la amplia mayoría del país comience a tomar conciencia de quienes son en realidad los que nos gobiernan.

      Eliminar