Entre todos somos uno

En Bloggers en Accion te queremos contar algo. Cliqueá en la imagen.

martes, 16 de febrero de 2016

La "pesada herencia". Parte II: ¿Sirve para algo la riqueza?


En el post anterior me atreví a hacer un paneo sobre varios aspectos que de manera clara desmienten tajantemente el “argumento”  de “pesada herencia” con el cual están bombardeándonos las 24 horas del día.

Y ahora quiero volver sobre un aspecto muy importante y que deja en claro que “la inevitabilidad del ajuste” es una clara y siniestra falacia: las cualidades de la riqueza.

O la cualidad que le puede servir a cualquier persona o país. ¿Y cuál es esa cualidad? La de solucionar problemas económicos, por duros y graves que estos sean. Nos han venido diciendo que la economía manejada por el kirchnerismo “es un desastre”, y que la prueba de tal aseveración es el déficit fiscal, que según algunos gurúes era del 7% del PBI, pero parece que en realidad estaría rondando el 2,5%.

Pero no me quiero centrar en el porcentual real de déficit que tenemos, ya que me parece que no hace a la cuestión más importante, por lo tanto, tomo el 7% y listo.

Ese 7% estarían siendo unos 400.000 millones de pesos, una cifra que todos de manera natural y automática, comparamos con nuestro sueldo. Y está claro que nos resulta una enormidad.

Mal hecho. No debemos comparar esa suma con nuestro sueldo, sino que debemos hacerlo contra la capacidad de recaudación del Estado, que no es la misma que la que tiene un individuo laburante o una familia, tal como puso de ejemplo el Presidente que tenemos. El Estado no es como una familia, Mau. El ESTADO, (así con mayúscula), tiene un poder que una familia no tiene.

O dividir esa suma por los habitantes del país, lo que nos da una suma de unos $ 10.000 por cabeza por año. Menos de $ 1.000 por mes. Ahora podemos ver el déficit en su verdadera dimensión.
Pero en cierto aspecto, una familia puede ser tomada como ejemplo para comparar, ya que esta, al igual que el Estado, está conformada por seres humanos, con características similares. Por lo tanto, con la inmensa probabilidad de que ante situaciones similares se tomen decisiones similares.

En el caso que nos ocupa, el dinero no alcanza, el actual Gobierno también nos está mandando un mensaje unívoco: hay que bajar el gasto. “Otra no hay” Siniestra mentira esta.

Cuando en una familia no alcanza el dinero que entra, es muy cierto que lo primero que se hace es bajar los gastos. Pero también es muy cierto que se busca aumentar el ingreso, que es la manera más sana e inteligente de solucionar un déficit. Y eso es algo que una familia puede hacer, de hecho se ha hecho millones de veces, incluso lo han hecho los que hoy solo ven la opción de “bajar el gasto”.

No hay nadie que nunca haya cambiado el trabajo que tiene por otro mejor pago y no haya pedido mejora en su sueldo u horas extras para aumentar su entrada. Y ese es el mejor camino, ya que te mejora la vida. El otro camino, que es el único que existe según los iluminados en el gobierno y sus apoyaturas, te equilibra las cuentas, pero provisoriamente, a la vez que te desmejora la calidad de vida notoriamente.

¿Qué tiene de malo aumentar los ingresos? Nada. Tiene todo lo bueno.

La Movilidad Social Ascendente es una condición natural en el ser humano, desde tiempos inmemoriales, por eso es el capitalismo el sistema económico excluyente en el mundo. Y si un individuo o una familia puede aumentar sus ingresos, ergo, elevar su nivel social, ¿de dónde sacan que un Estado no lo puede hacer?

Un Estado lo puede hacer y con mucha más facilidad que un individuo o una familia.
Y lo puede hacer a través del aumento de la riqueza, a través del aumento del PBI. Y la manera más sana de hacerlo es a través de aumentar el poder adquisitivo de los salarios. ¿Lo están haciendo ahora?

NO. Están haciendo todo lo contrario. Están bajando “el gasto”, en vez de aumentar el ingreso de recursos al Estado, y lo hacen en un país en donde la evasión llega tranquilamente caminando al 30% del PBI. Con mejorar un poco los salarios y apretar por el lado de la evasión que llega a la bonita suma, por lo menos, de 1.200.000.000.000 de pesitos.

Como podemos ver, es fácil darse cuenta que se está gobernando para el sector plutocrático del país.
¿Tan difícil es entender que la riqueza soluciona todos los problemas económicos que puedan existir, tanto de un individuo como de una nación? Para los medios ahora furiosos oficialistas y sus iluminados lectores, aumentar la riqueza pareciera que es un problema del que mejor no hablar.

Si tan seguros están de que la generación de más riqueza no nos va a solucionar el déficit, ¿porque no se lo explican al país? Nadie lo hace, ni siquiera los periodistas “objetivos, veraces e independientes” que tanto nos han “alertado” sobre “brutal déficit provocado por el populismo”

Está claro que la única verdad que existe según estos sabihondos  es que ante un déficit, en gran medida generado por la evasión, hay que, sí o sí, bajar el gasto. ¿Y porque esa insistencia en tal “verdad única”? Porque se quiere solucionar el déficit, que de la manera que ellos lo encaran, va a ser eterno, mediante endeudamiento externo.

Negocio redondo para el pequeño sector de millonarios que ahora se hizo del poder político en Argentina. Comisiones a granel y dólares en cascada para fugar.

Si bien es cierto que los despidos que ya se han dado en el país, macroeconómicamente son casi insignificantes, lo cierto es que van a continuar con esa política, ya que el objetivo primordial de esta banda de corruptos es “enfriar la economía”, y enfriar la economía no lo van a lograr con 50.000 despidos, necesitan de entrada unos dos millones de despedidos, que a su vez generan un efecto dominó que puede hacer llegar esa cifra a 6 millones tranquilamente.

Y esa “economía enfriada” va a estar en permanente déficit. Deuda externa para todos y todas, menos para ellos, los biempensantes que como siempre, nos harán pagar a los trabajadores y a la clase media su fiesta. Y que no será con choripanes ni tetra.

Te lo están diciendo en la cara: En una entrevista con el diario español El Mundo, Vladimir Werning, Director Ejecutivo y jefe para Latinoamérica de JP Morgan  asegura "que los países emergentes como el nuestro deben sí o sí, promover un ajuste y bajar el consumo para sortear la “crisis” global."

Por si no se me entiende, Werning es funcionario del gobierno de Macri, más precisamente, asesor del Ministerio de Hacienda.


Y digo yo, si a la economía “hay que enfriarla”, ¿porque nos han dicho hasta el cansancio que “estamos mal”? Se interpreta que si una economía está caliente, es porque el consumo está al máximo y al alcance de todos. Generación de riqueza (PBI) por las nubes.

Enfriar una economía es bajar el consumo, es bajar el PBI, es generar menos riqueza. ¿Y qué piensan solucionar con menos riqueza?

Este Gobierno ha transferido a las clases dominantes la friolera de 90.000 millones de pesos en quita y rebaja de impuestos  y retenciones. Sin contar la transferencia por devaluación. También nos han dicho que los “ñoquis” (“El problema”) despedidos son 7.000.

¿Se tomaron el trabajo de hacer un cálculo de cuantos años de sueldos (A $25.000 mensuales) de 7.000 “ñoquis” representan  esos 90.000 millones?

 40 años, queridos macristas. En apenas segundos, le robaron el sueldo de 40 años a miles de personas.

Podemos apreciar entonces donde están los problemas y los problemáticos en este país.
De una “pesada herencia”  se sale aumentando el consumo, mis queridos enemigos. Lo demás es corrupción y criminalidad. E inflación. Pero ese es otro tema, generado por cuestiones ideológicas y de odio de clases.



No hay comentarios:

Publicar un comentario